PORTADA > PRENSA
Instalación
30/5/2007 - 2/9/2007

"Øposiciones". Adolfo Siurana

Becado Alfons Roig 2004

Descripción  

La exposición, que permanecerá abierta al público hasta el 30 de septiembre, tiene como hilo conductor la fragilidad humana, a través de cuerpos desnudos que no representan ningún ideal clásico. 

El proyecto Øposiciones, de Adolfo Siurana, es el resultado de sus investigaciones y reflexiones concebidas y realizadas durante los últimos años en Sajonia-Anhalt (Alemania Central) y Valencia, tras obtener la beca Alfons Roig de Artes Plásticas en 2004. 

La muestra ha sido creada considerando la especificidad de la ubicación de la Sala Parpalló en el antiguo refectorio del Monasterio de la Trinidad (del siglo XV); ambos espacios se unen a través de un muro, clave en esta exposición, ya que a través del mismo se busca establecer un diálogo entre éstos y, a su vez, colocar al espectador en dichos ámbitos, el del arte contemporáneo y el monacal, que tienen en común la contemplación y la meditación. 

El espacio expositivo se divide en cuatro trabajos, “cuatro actos” que combinan escultura y vídeo en las que el referente principal es la figura humana. Ojos cerrados y apariencia ingrávida e incorpórea que suspenden las figuras en el tiempo, como congeladas, en una rígida composición ordenada, a modo de colectividad. 

En la primera instalación destaca el material empleado: cera reciclada (refundida, procedente de diferentes religiones, bares y clubes) con la que modela numerosas figuras repetitivas, entramadas y para representar una de las rejas monásticas. 

La segunda de las instalaciones, realizada con espuma de poliuretano, da forma a tres medias docenas de figuras humanas colocadas sobre el muro. 

Un gran hombre-huevo que parece avanzar hacia la luz, es el protagonista del tercero de los actos de la muestra Øposiciones, pretendiendo con él desdoblar la dualidad y multiplicar así, otros tantos puntos de vista, apropiándose de varios centenares de docenas de huevos montados sobre estructura de acero. 

Esta estructura humana se sitúa en clara contraposición metafórica a una talla gótica de una Piedad, que forma parte del patrimonio artístico del Monasterio, referencia obvia a la muerte, cuyo modelo iconográfico se origina en el valle del Rin hacia 1320. 

Para terminar, la última instalación recogida por Siurana da forma a la luz, con luz; un malabarista es quien nos da la clave con una turbadora videoproyección. Son materiales que, a través de la forma, en ocasiones desmaterializada, nos permiten acceder a cosas cotidianas. Siurana emplea la metáfora de los materiales y la ordenación y medida de las figuras como discurso para poder hablar con la memoria. 

El vacío cobra un papel predominante en su relación con las formas y los seres humanos. Un vacío necesario, con un enorme significante. El espacio tensionado, un suelo desnudo que nos pertenece. Unos muros ornamentados con los restos de la luz de repetidas figuras, de cuerpos que nos resultan inquietantes. Éstos, aislados en su adocenamiento, reflexionan sobre la fragilidad de la vida, la vulnerabilidad, el silencio y la soledad. 

Si bien el ser humano es antropológicamente social, la sociedad actual se deshumaniza al fomentar los individualismos, las competencias y ensalzar a unos pocos, paralelamente al desarrollo de la globalización. La invitación es volver a recuperar los valores del ser, y no del tener, en una sociedad ciega a lo esencial que hace feliz al ser humano. 

Actividades complementarias 

La exposición Øposiciones, de Adolfo Siurana se acompañará de una mesa redonda el día 21 de junio a las 19 horas, bajo el título Dos posiciones Artes y Letras desde Berlín. El debate se centrará en el panorama cultural en Alemania, país al que el autor de la muestra está muy vinculado. 

Los ponentes son Ralf Hartmann, director del proyecto Galerie Nord/ Kunstverein Tiergarten, en Berlín, y colaborador profesional en la Escuela Superior de Arte y Gráfica en Leipzig, y Esther Dischereit, poeta, ensayista y cuentista, creadora de numerosos guiones poéticos para la radio, danza, teatro y proyectos expositivos. 

Las Becas Alfons Roig, creadas en 1981 por la Diputación de Valencia, se vinculan desde su origen a la Sala Parpalló siendo una vía de apoyo a los jóvenes creadores valencianos. 

Con la exposición Øposiciones de Adolfo Siurana, la Sala Parpalló continúa la línea expositiva de apoyo a los artistas noveles valencianos, reforzada a través de las Becas Alfons Roig de la Diputación de Valencia, que desde 2007 cuentan con más prespuesto y proyección en el panorama artístico nacional e internacional.